Leyes - Año 2012

Plan de manejo del Parque 3 de Febrero

Nro. de Expediente: 883-D-2012
Fecha de presentación:
16/04/2012

Artículo 1º.- Declárase el Parque 3 de Febrero como Unidad Ambiental y de Gestión que abarca el área comprendida dentro de los limites establecidos en las planchetas números 3; 4; 6 y 7 de la Ley Nº 449, delimitado por las Av. Del Libertador, calles Virrey del Pino, Migueletes y La Pampa, Av. Leopoldo Lugones, vías del Ferrocarril Gral. Belgrano y Av. Casares.  

Art. 2º.- El Parque 3 de Febrero integra el sistema de grandes parques y espacios verdes de carácter regional, de conformidad con lo establecido en el artículo 14, inciso D, de la Ley 71 encontrándose asimismo sujeto a los términos del artículo 5.4.12.2. (APH2, Parque Tres de Febrero) de la Ley Nº 449 del Código de Planeamiento Urbano

Art. 3º.- Entiéndase como Unidad Ambiental y de Gestión, el manejo del Parque 3 de Febrero como una totalidad desde el punto de vista ambiental,  como un único espacio, implementando en consecuencia, una gestión unificada del mismo.

Art. 4º.- Los objetivos generales de la presente son:

a) Recuperar, restaurar, mantener, proteger y conservar el Parque 3 de Febrero de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, manteniendo el equilibrio biológico del área y sus ecosistemas.

b) Recuperar, mantener, proteger y conservar la fauna y flora en general, así como los árboles históricos y/o notables que forman parte del patrimonio del Parque.

c) Establecer el marco para la planificación, ordenamiento y gestión del Parque, con el fin de asegurar la conservación y puesta en valor de su patrimonio histórico.

d) Propender a la ampliación y mejoramiento de los espacios verdes que constituyen el Parque.

Art. 5º.- La Autoridad de Aplicación deberá realizar en un plazo no mayor a 360 (trescientos sesenta) días de promulgada la presente las siguientes acciones:

a) Relevamiento integral de las superficies  involucradas, determinándose su pertenencia a calles y avenidas, superficies parquizadas de libre acceso o de acceso restringido. Esto incluye lo ocupado por instituciones, concesionarios, permisionarios u ocupantes por cualquier causa de las fracciones que lo integran.

b) Realizar un Inventario detallado de todo lo construido o de alguna manera adherido al suelo, identificándose claramente las características, estado de conservación y ubicación precisa de cada uno de los objetos, inmuebles o cosas inventariadas, incluyendo a las áreas ocupadas o de acceso restringido

c) Registro de la nomenclatura catastral y el nombre oficial o extraoficial de las plazas que lo componen

d) Relevamiento integral de la flora y de la fauna que habita sus lagos y bosques que integran su ecosistema

e) Estudio integral del estado de las aguas de los diferentes reservorios que lo integran.

Art. 6º.- La gestión del Parque 3 de Febrero se regirá conforme el Plan de Manejo elaborado según la presente ley.

Art. 7º.- El Plan de Manejo del Parque 3 de Febrero será elaborado por la Autoridad de Aplicación del parque.

Art. 8º.- El Plan de Manejo será revisado y actualizado cada dos (2) años por la Autoridad de Aplicación del Parque.

Art. 9º.- Para la elaboración y actualización del Plan de Manejo la Autoridad de Aplicación deberá realizar consultas periódicas con asociaciones civiles de defensa del Parque y con especialistas en las distintas materias que corresponden a su desarrollo.

Art. 10º.- Será competencia del Poder Ejecutivo la elaboración de un informe anual de carácter público sobre las acciones realizadas en el Parque, que será remitido a la Legislatura para su conocimiento.

Art. 11º.-  Serán requisitos esenciales para el Plan de Manejo del Parque 3 de Febrero contener como mínimo los siguientes:

a) Programas de recuperación del espacio verde.

b) Un Programa de preservación y mejoramiento del patrimonio natural, histórico, arquitectónico, paisajístico y cultural del Parque

c) Un Programa de inversiones y obras para la recuperación y mantenimiento del patrimonio arquitectónico y natural.

d) Ordenamiento de actividades y usos que aseguren la utilización del espacio público sin exceder su capacidad de carga, preservando el patrimonio natural y cultural del Parque

e) Un Programa de seguridad y vigilancia, debiendo articularse las acciones con fuerzas de seguridad, tanto  del Gobierno de la Ciudad y/o del Gobierno Nacional.

f) Creación del Cuerpo de Guardaparques del Parque 3 de Febrero, con capacitación especial para sus integrantes y el resto del personal del Parque 3 de Febrero.

g) Planes de contingencia para los días feriados, días con actividad deportiva programada u otros eventos culturales o deportivos a desarrollarse en el predio del mismo.

h) Una Evaluación Ambiental Estratégica

Art. 12º.-  Comuníquese, etc.

 

 

Sra. Presidente:

Desde que la Ciudad obtuvo su autonomía, a partir de la sanción de la reforma constitucional de 1994, y la posterior aprobación de la Constitución de la Ciudad en 1996, la preservación, recuperación y puesta en valor de los grandes espacios verdes y públicos ha ocupado un lugar relevante en la agenda de las políticas públicas propuestas, no solo por las agrupaciones políticas responsables de la gestión pública, sino también por numerosas organizaciones no gubernamentales, entidades vecinales y sectores académicos.

Prueba de ello es la atención que recibió el denominado “Sistema de Grandes Parques” a escala metropolitana en el extenso debate llevado a cabo por la primera Legislatura de la Ciudad Autónoma en la formulación de los lineamientos del Plan Urbano Ambiental entre 1997 y 1999. Este proceso culminó con la sanción de la Ley 71 y la consagración de una serie de objetivos marco como la jerarquización de los espacios verdes y del patrimonio natural y cultural. A pesar de la falta de aprobación definitiva del Plan Urbano Ambiental en los términos exigidos por la Constitución Porteña, estos lineamientos mantienen aún su vigencia política y legitimidad propositiva.

El Parque 3 de Febrero fue inaugurado el 11 de noviembre de 1875 por el Presidente Nicolás Avellaneda. Había sido creado por la Ley Nº 658 del año 1874, sancionada bajo la presidencia de Sarmiento. Así fueron ocupadas parte de las tierras que le fueran confiscadas al Gobernador Juan Manuel de Rosas después de su derrota en Caseros, precisamente un 3 de febrero de 1852.

El proyecto de parquización de estas aproximadamente 200 hectáreas originales se debe al Teniente Coronel de Ingenieros de origen polaco, Jordan Czeslaw Wysocki.

El 17 de julio de 1874, el entonces presidente Sarmiento, suscribió el Decreto por el cual se nombró una Comisión Auxiliar del Parque 3 de Febrero, dedicada a administrar el Parque.

En 1896 el Parque 3 de Febrero es ampliado tomando nuevamente terrenos que habían sido propiedad del ex Gobernador, duplicándose su superficie. En esta realización interviene el gran paisajista francés Charles Thays, a cargo entonces de la Dirección de Paseos Públicos de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires.

En las primeras décadas del siglo XX, el Parque 3 de Febrero, Palermo como siempre se lo llamó, fue un modelo en su género y el más importante del país. La población de la ciudad se había decuplicado con relación a 1875. La superficie del Parque solo se duplicó, pero mantuvo prácticamente intacta la cantidad de hectáreas libres que al momento de su fundación.

A medida que el Parque 3 de Febrero se amplía y es rodeado por la urbanización, se comienzan a ceder tierras públicas en forma gratuita a instituciones y emprendimientos comerciales de todo tipo. Con el correr de los años podemos observar  en sus adyacencias y en su propio territorio, diversas obras inconcebibles en otros parques del mundo: clubes, embajadas, estaciones de servicio, exposiciones,

colegios, venta de automóviles, complejos habitacionales, confiterías, un canal de televisión, restaurantes, discotecas, etc.

El parque fue perdiendo, junto con sus complementaciones hacia el sur y hacia el norte, la unidad paisajística con que había sido proyectado y se convirtió en una serie de espacios residuales entre ocupaciones territoriales de diverso tipo.

El Plan de Manejo es el eje central de la norma y postula la elaboración del mismo por parte de la Dirección, sobre la base de los lineamientos mínimos expresados en el texto de la norma. Los lineamientos establecen la necesidad de una planificación del espacio físico del Parque en función de sus usos y actividades, la capacidad de carga en cada área y la necesidad de establecer medidas de protección de acuerdo con el valor del patrimonio natural o cultural a preservar.

Por todo lo expuesto, se aconseja la sanción de la siguiente.