Noticias

Adrián Camps: “El pliego es desastroso y debería mandarse al archivo”

El legislador del Partido Socialista Auténtico, Adrián Camps, se refirió a los pliegos para la subasta del Zoológico de Buenos Aires, que si bien estaba prevista para el 29 de junio, el Gobierno porteño pospuso para el 20 de julio próximo: “En el pliego se invierten las prioridades. De sus 525 páginas sólo siete se refieren, en términos genéricos, a los animales. Mientras el 85% de las inversiones deben destinarse a la refacción de edificios e infraestructura; sólo el 15% va a cuestiones educativas y científicas y el 0% a la modernización. Así, el viejo zoológico copiado de los modelos de la Reina Victoria, con sus jaulas, sus rejas y el pabellón de las fieras continuará inmutable en el siglo XXI”.

Un capítulo aparte merece la falta de garantías que el pliego presenta respecto a la estabilidad de los trabajadores. Si la empresa que gana la subasta no es la misma que hoy administra el zoológico, esas personas podrían perder sus empleos sin saber siquiera si van a ser indemnizadas. Para el legislador Camps, “no podemos admitir los despidos. Hay que tener en cuenta que se trata de 400 trabajadores con sus familias, muchos de ellos son cuidadores de animales, una profesión muy especializada porque se basa en el vínculo con la especie a la que cuidan; por lo tanto, les será muy difícil encontrar un trabajo  la altura de sus conocimientos en otro lugar”.

“Si bien el pliego pide conservar algunos programas que actualmente se desarrollan, como el Proyecto Arca -preservación de material genético de especies en peligro de extensión- y el proyecto Cóndor Andino, nada dice sobre otras actividades que el zoológico mantiene con la comunidad como el programa para los chicos internados en el Hospital Tobar García o las visitas guiadas para hipoacúsicos y no videntes”, afirmó.

Según Adrián Camps, existe por parte del Gobierno porteño “una falta absoluta de voluntad democrática: cero debate acerca de qué zoológico queremos y quién lo debe administrar; cero participación de la Legislatura, de la Comuna de Palermo, de las ONG’s y de los ciudadanos. Remate al mejor postor y punto”. De todas maneras y aunque quiera, el Ejecutivo no podrá obviar el debate legislativo, ya que la ordenanza 46.229 prohíbe concesionar espacios públicos; para hacerlo se debe votar la excepción, como se hizo con el Parque Japonés y del Club de Amigos.