LEY DE FAUNA SILVESTRE DE LA CABA Dip. Sergio Bergman (Exp 3219-D-2012)

PROYECTO DE LEY

LEY DE FAUNA SILVESTRE DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES

CAPITULO I

OBJETO

Art. 1. La presente Ley tiene por objeto la conservación de la Fauna Silvestre y su habitat, así como su protección y manejo adecuado según los reglamentos que dicte la Autoridad de Aplicación.

Art. 2: Declárase de interés público y sujeta a las prescripciones de la presente Ley, la fauna silvestre en particular las especies autóctonas que en forma temporaria o permanente habitan el territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, así como su protección, conservación, propagación, reintroducción y repoblación.

Art. 3. La aplicación de esta Ley por la Autoridad Competente estará regida por un criterio de prelación de la conservación de la fauna silvestre y del bienestar animal por sobre los beneficios económicos, recreativos, estéticos y culturales que éstos puedan brindar.

Art. 4. En los casos que corresponda y que expresamente se manifieste, quedan incluídos en el régimen de la presente Ley los animales de compañía no convencionales y los ejemplares de especies domésticas que por razones diversas viven y se reproducen en la naturaleza, sin el control o tutela del ser humano. Cuando pudieran presentarse dudas, la Autoridad de Aplicación deberá determinar la inclusión o exclusión de los animales involucrados dentro de la categoría de fauna silvestre mediante resolución fundada.

Art. 5. Quedan sometidas a las prescripciones de la presente Ley las siguientes actividades y acciones:

a) La tenencia, uso, aprovechamiento, explotación, comercialización, acopio, cautiverio, cría, producción, tránsito, transporte, introducción, extracción, de ejemplares de especies de la fauna silvestre y de animales de compañía no tradicionales, e idénticas acciones más la manufacturación y transformación de sus productos, subproductos y derivados.

b) Todo lo relacionado con la fauna silvestre  y que implique o pueda implicar alteración o modificación de las condiciones que conforman su hábitat.

 

CAPITULO II

DEFINICIONES

 Art. 6. A los fines de esta Ley se entenderá por:

Acciones de divulgación científico-técnicas: Actividad pedagógica encuadrada dentro de los ámbitos formales y no formales de la educación ambiental, dirigida por profesionales o técnicos con probada competencia en educación para la conservación, en las que eventualmente se puedan utilizar ejemplares de fauna silvestre con discapacidades que impidan su reintroducción en la naturaleza, o productos y subproductos provenientes de decomisos y/o muertes accidentales o en cautiverio.

Animales de compañía no convencionales:  Dícese de aquellos ejemplares descendientes de especies de fauna silvestre pero que han nacido en cautiverio y se han comercializado como animales de compañia. A su vez, la selección artificial humana no ha generado en ellos suficientes cambios genéticos y fenotípicos para considerarlos domésticos.

Animales domésticos: Son aquellos cuyas características externas o fenotípicas como etológicas son producto de la selección artificial efectuada por el ser humano a través del tiempo.

Bienestar animal: Designa el modo en que un animal afronta las condiciones de su entorno. Un animal goza de bienestar si (según indican pruebas científicas) está sano, cómodo, bien alimentado, en seguridad, puede expresar formas innatas de comportamiento y si no padece sensaciones desagradables de dolor, miedo o desasosiego. El bienestar animal implica…que se prevengan sus enfermedades y se les administren tratamientos veterinarios; que se les proteja, maneje y alimente correctamente.

Biodiversidad: Variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que forman parte. Comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas.

Caza: La actividad humana que consiste en dar muerte a un animal que se moviliza en su hábitat libremente, con el uso de artes, armas y otros medios.

Captura: Acción de atrapar con vida a un animal. Los objetivos de tal acción pueden ser múltiples pero más allá de lo lícito, ético, ilícito, correcto o paupérrimo de la acción se persigue mantener con vida al animal. Los métodos empleados pueden ser físicos o químicos.

Centro de Rescate o Recuperación de Fauna Silvestre: Establecimiento donde ingresan ejemplares de fauna silvestre en forma transitoria, para su protección  y  atención sanitaria. Dentro de sus objetivos está la recuperación de los animales, la evaluación sobre el destino del ejemplar y en algunas ocasiones la rehabilitación de los mismos para su liberación.

Cimarrón: Son los ejemplares de una especie doméstica que viven en libertad, pudiendo recuperar patrones biológicos propios de sus ancestros silvestres.

Colección privada: Conjunto de más de cinco (5) ejemplares de animales de compañía no convencionales mantenidos en cautiverio bajo condiciones de bienestar animal.

Conservación de la fauna silvestre: Uso y manejo de los ecosistemas, hábitat, especies, poblaciones e individuos que tengan como fin aportar al bienestar general garantizando la persistencia de las condiciones naturales y los mínimos de poblaciones viables de las especies para su supervivencia sustentable en el tiempo.

Cría: Conjunto de acciones ejecutadas por el hombre en forma directa o indirecta, con el propósito de producir bajo su control ejemplares de una especie determinada, en instalaciones apropiadas y en condiciones de cautiverio.

Ejemplares o poblaciones exóticas: Aquellos que se encuentran fuera de su área de distribución natural y que no evolucionó en la región de referencia.

Ejemplares o poblaciones autóctonas: Aquellos pertenecientes a especies silvestres que se encuentran dentro de su área de distribución natural.

Ejemplares o poblaciones perjudiciales para el ecosistema: Aquellos pertenecientes a ejemplares silvestres que por modificaciones a su hábitat o a su biología o que por encontrarse fuera de su área de distribución habitual,  tengan efectos negativos para el ambiente natural, para otras especies o para el hombre, y por lo tanto requieran de la aplicación de medidas de manejo y/o control.

Ejemplar exótico invasor: Es aquella especie o población que no es autóctona, que se encuentra fuera de su área habitual de distribución, que es capaz de reproducirse y establecerse en ecosistemas naturales o urbanos y que amenazan la biodiversidad, o la salud pública.

Espectáculos con fauna silvestre: Toda exhibición pública o privada, temporal o permanente, rentada o no, que no se encuadre dentro de una actividad de divulgación científico – técnica, en la cual se expongan en cualquier situación animales de la fauna silvestre con un mero fin de diversión.

Extracción: Se refiere tanto a la captura de ejemplares directamente de su ámbito natural, como a la toma de muestras biológicas con fines de investigación

Fauna Silvestre: es el conjunto de animales vertebrados e invertebrados que se encuentran en su estado natural de libertad e independientes del hombre y cuyo fenotipo no se ha visto modificado por la selección humana, que habitan en forma permanente, circunstancial o momentánea en cualquier ambiente natural o artificial del territorio de la Ciudad de Buenos Aires. Incluye a los animales ferales que se encuentran en cautividad o semicautividad, así como cimarrones.

Hábitat: Lugar de condiciones apropiadas para que viva un organismo, especie o comunidad animal o vegetal. En la Ciudad de Buenos Aires, el hábitat de la fauna silvestre, especialmente de la avifauna, está constituido por el continuo de espacios verdes, bulevares, canteros, arbolado de alineación sobre calles y avenidas y espejos de agua que, en determinadas zonas de la ciudad, se suceden espacialmente como verdaderos “corredores biológicos”.

Interacción habitual: Serie de hábitos alimenticios, migratorios y reproductivos entre especies de un mismo hábitat.

Introducción: Liberación de ejemplares que pertenecen a una especie que no forma parte del ambiente donde se efectúa dicha acción.

Laboratorio: Establecimiento habilitado como tal, pero que incluye bioterios que albergan ejemplares de fauna silvestre como de compañía no convencionales.

Liberación: Término general que se relaciona con la acción que determina que un ejemplar o ejemplares mantenido/s bajo confinamiento de distinta índole retorne/n a un ambiente dado el cual puede o no ser el área de distribución natural de la especie a la que pertenece/n el/los ejemplares.

Oceanarios: Son establecimientos, fijos o itinerantes, que albergan en estanques de variadas dimensiones distintas formas de vida marina. En los mismos se puede observar varias especies de mamíferos marinos, aves y tortugas. Pueden o no contemplar espectáculos con los mismos, siendo los más frecuentes los desarrollados con ejemplares de las familias de los delfines y de los pinnípedos.

Pesca: Conjunto de acciones ejecutadas por el hombre en forma directa o indirecta utilizando artes y otros medios o elementos con el fin de apresar o matar ejemplares de especies de la fauna silvestre acuática, o facilitar estas acciones a terceros.

Pesca comercial: Pesca que se desarrolla utilizando redes, tramallos, espineles u otras técnicas de captura masiva de peces, para su comercialización

Pesca deportiva:

Con devolución: técnica consistente en devolver los peces capturados a su medio, en el mismo lugar y en forma inmediata, procurando generarles el menor daño posible.

Sin devolución: técnica que no contempla la devolución de los peces capturados a su medio.

Reintroducción: La liberación planificada al hábitat natural de ejemplares rehabilitados o traslocados de la misma especie silvestre o subespecie; que se realiza con el objeto de restituir una población desaparecida.

Repoblación: Es la liberación planificada al hábitat natural de ejemplares rehabilitados o traslocados de la misma especie silvestre o subespecie; con el objeto de reforzar la variabilidad genética de una población reducida,  con el fin de mejorar su situación poblacional.

Tenedor responsable de fauna silvestre: Persona que posee ejemplares de fauna silvestre en cautividad bajo condiciones que garanticen el bienestar animal. Sin fines reproductivos, ni de comercialización ni exhibición. Los ejemplares deberán provenir de planes de tenencia responsable (animales incautados y/o donados que no puedan ser reintroducidos por diversos motivos en su ambiente natural) y estar legalmente identificados y autorizados por la Autoridad de Aplicación. Se tomará como excepción aquellos animales de fauna silvestre que se encuentran al día de la fecha en cautiverio y no pertenezcan a planes de tenencia responsable.

Translocación: Movimiento deliberado y provocado de individuos silvestres o poblaciones, de una parte de su área de distribución a otra.

Valores de biomasa: Volumen total de ejemplares vivos (árboles, plantas, fauna) en un ámbito determinado. Se estima por diferentes indicadores, como por ej. el “índice verde” (indicador cromático en fotos satelitales); inventario de especies y recuento de individuos.

 

CAPÍTULO III

DE LA AUTORIDAD DE APLICACIÓN

 

Art. 7. Será Autoridad de Aplicación de la presente Ley el organismo que el Poder Ejecutivo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires designe.

Art. 8. Para todos los fines y efectos de esta Ley y en cumplimiento de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y la ley nº 1777 de Comunas, Autoridad de Aplicación coordinará las acciones a desarrollar con las diferentes Comunas.

Art. 9. La Autoridad de Aplicación deberá:

 

a)    Promover la celebración de acuerdos interjurisdiccionales a fin de concretar una administración y un manejo coordinado de la fauna silvestre y de sus hábitats.

b)    Promover, programar, coordinar y realizar estudios e investigaciones científicas y técnicas referidas a la fauna silvestre y sus hábitats.

c)    Promover la formación y capacitación de profesionales, técnicos especializados y todo otro personal relacionado con la gestión de la fauna silvestre.

d)    Participar en las evaluaciones de impacto ambiental relacionadas con la fauna silvestre y sus hábitats.

e)    Constituir un Centro de Rescate de Fauna Silvestre para el alojamiento, rehabilitación y monitoreo epidemiológico de la misma, trabajando mancomunadamente con el Zoológico de la Ciudad de Buenos Aires, la Reserva Ecológica Costanera Sur, el Instituto de Zoonosis Luis Pasteur y los organismos públicos que correspondan.

f)     Elaborar los reglamentos específicos para las diferentes formas de cautiverio de la vida silvestre en la ciudad.

g)    Secuestrar o intervenir en operativos judiciales o de otras autoridades federales que implique la incautación de especies silvestres.

h)   Determinar el destino de los ejemplares (decomiso, liberación o reubicación dentro del régimen de cautiverio), previa permanencia en centros de rescate y de rehabilitación.

i)     Impulsar acciones de educación y concientización ambiental acerca de la importancia de la conservación de los ambientes naturales y la fauna silvestre, el bienestar animal y la salud del ecosistema.

j)      Promover acciones de divulgación científico-técnicas, en particular las destinadas a la protección de la fauna silvestre.

k)    Concientizar acerca de la prohibición de la caza de especies y de la comercialización ilegal de animales de compañía no convencionales y fauna silvestre.

l)     Desalentar el consumo de artículos y productos elaborados en base a fauna silvestre contrarios al uso sustentable, de productos cosméticos que realicen experimentación in vivo con animales silvestres, así como toda acción que implique una pérdida del patrimonio genético y de la biodiversidad.

m)  Promover la participación y capacitación activa de la comunidad.

 

CAPÍTULO IV

DE LA CONSERVACIÓN Y PRESERVACIÓN DE LA FAUNA SILVESTRE

 

 

Art. 10. La Autoridad de Aplicación deberá realizar todas las acciones necesarias que tiendan a asegurar la conservación, repoblación, reintroducción y cambios de categoría sobre las especies de la fauna silvestre autóctona que sean vulnerables, en especial aquellas en peligro de extinción.

Art. 11. Se prohíbe en el ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el ingreso, comercialización y radicación de ejemplares vivos de especies de fauna silvestre, su semen, huevos, ovas y otros, provenientes de las provincias y del extranjero, en cualquiera de sus estados biológicos, que no estén destinados a la población de zoológicos, laboratorios, instituciones académicas autorizadas, y/o tenedores responsables, quienes se regirán por esta ley y la normativa dictada por la Autoridad  de Aplicación.

Asimismo, se prohíbe el ingreso, comercialización y radicación de productos y subproductos de animales de fauna silvestre y la comercialización de animales de compañía no convencionales, a toda persona física o jurídica que no se encuentre debidamente registrada ante la Autoridad de Aplicación, según lo establecido por el Capítulo VIII – DEL REGISTRO, de la presente Ley.

Art. 12. Se prohibe la extracción del ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires de ejemplares vivos de especies de fauna silvestre autóctona, su semen, huevos, ovas y otros en cualquier estado de su ciclo biológico, sin autorización fundada de la Autoridad de Aplicación y de la Autoridad competente de la jurisdicción de destino.

Art. 13. La liberación al medio natural de ejemplares de especies autóctonas de la fauna silvestre deberá contar con la autorización expresa de la Autoridad de Aplicación, previa evaluación biológica y sanitaria  fundada. En caso de tratarse de especies exóticas, las liberaciones quedan estrictamente prohibidas en el territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Art. 15. Se prohíbe el traslado de ejemplares vivos de especies de fauna silvestre y animales de compañía no convencionales  desde la Ciudad de Buenos Aires a otras jurisdicciones del territorio de la Nación sin la previa autorización de la autoridad de aplicación. En el caso que el traslado se deba realizar hacia un zoológico, institución autorizada o para reincorporación o reintroducción al hábitat natural, será necesaria la previa autorización de la Autoridad de Aplicación a través de su guía de tránsito.

Art. 16. Quedan expresamente prohibidos los espectáculos circenses, exhibiciones ambulantes, oceanarios y espectáculos en general con fauna silvestre.

Art. 17. Se permite la cría de especies de fauna silvestre solo en zoológicos, acuarios, instituciones académicas autorizadas para mantener colecciones de animales silvestres en cautiverio o condiciones controladas, y laboratorios con bioterios

Art. 18: La Autoridad de Aplicación, impulsará la creación de Reservas y Centros de Rescate o Recuperación de Fauna Silvestre con el objeto de promover el cuidado, la educación, la investigación y  la conservación de la fauna silvestre. En el caso en que estos organismos generasen recursos económicos, los mismos serán destinados exclusivamente  a su mantenimiento y desarrollo.

Los organismos públicos a los que se refiere este artículo no podrán tener fines comerciales ni de lucro.

Art. 19. Queda prohibida la caza y la captura de ejemplares de fauna silvestre dentro del territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Esto incluye la prohibición de destrucción o acción perniciosa de huevos, nidos, refugios, guaridas, cuevas, sitios de alimentación o abrevaderos o cualquier otra acción que afecte las condiciones de vida de la fauna silvestre autóctona.

Art. 20. Quedan estrictamente prohibidas las actividades cinegéticas con fauna silvestre dentro del ámbito de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, sin importar la procedencia del animal.

Art. 21. En aquellos casos que por razones sanitarias, biológicas o científicas sea necesario efectuar algunas de las acciones a las que se refiere el art. 19. la Autoridad de Aplicación determinará las excepciones correspondientes previa evaluación de pertinencia. Luego se expedirá mediante resolución fundada.

Art. 22. Se prohíbe la comercialización de ejemplares de especies de fauna silvestre, y la comercialización, industrialización y manufacturación de sus productos, subproductos y derivados, obtenidos por medio de la práctica de la caza ilegal y pesca deportiva. Los establecimientos dedicados a este rubro deberán estar habilitados, registrados y cumplir con toda la reglamentación requerida por la Autoridad de Aplicación de la presente Ley.

Art. 23. Para el tránsito, transporte y/o introducción de ejemplares muertos de especies de la fauna silvestre, sus productos, subproductos y derivados, dentro del territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires,  o provenientes de otras jurisdicciones hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o generados desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hacia otras jurisdicciones, se deberá contar con la documentación oficial que los ampare, incluida la documentación sanitaria correspondiente, otorgadas por las Autoridades de Aplicación.

 

CAPÍTULO V

DEL HÁBITAT DE LA FAUNA SILVESTRE

 

Art. 24. Todos los estudios de factibilidad y proyectos de obras, actividades, tareas, instalaciones y eventos de cualquier tipo, sean públicos o privados, temporales o permanentes, que por sus características y/o ubicación puedan originar o producir alteraciones o transformaciones significativas en el hábitat de las especies de fauna silvestre, deberán acompañarse de un estudio de afectación sobre el mismo , el que deberá ser analizado y contar con la opinión favorable de la Autoridad de Aplicación. Deberá siempre prevalecer el principio de precaución.

Art. 25. El uso o aplicación en el espacio público de biocidas o cualquier otro producto que contenga sustancias tóxicas, con efecto residuales o no, que tengan o puedan tener efectos nocivos para los ejemplares de especies de la fauna silvestre, su hábitat o fuentes de alimentos, deberá contar con la autorización expresa de la Autoridad de Aplicación, previo estudio de los efectos sobre los valores de biomasa, biodiversidad e interacción habitual en dichos espacios, según criterio establecido en el art. 3 de la presente ley.

Art. 26. La Autoridad de Aplicación deberá exigir una efectiva mitigación de impacto y/o la aplicación de acciones correctivas si:

a) Considera que ciertos productos o tecnologías crean un riesgo para el hábitat, aún sin contar con prueba científica confirmatoria de tal riesgo.

b) Cuenta con informe de estudio de afectación  negativo que ocasionan emprendimientos de cualquier tipo.

Art. 27. Para la conservación de las especies autóctonas de fauna silvestre, la Autoridad de Aplicación prestará asesoramiento respecto de las especies de flora nativa que sean precursoras, para la forestación de nuevos espacios .

Art. 28. El Poder Ejecutivo de la Ciudad establecerá los mecanismos necesarios para la preservación .e incremento de áreas forestadas y áreas protegidas con el objeto de mantener la diversidad biológica, conforme con lo establecido en el Artículo 27 de la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

 

CAPÍTULO VI

DEL MANEJO Y SANIDAD DE LA FAUNA SILVESTRE

 

Art. 29. La Autoridad de Aplicación clasificará a las especies y/o poblaciones de especies de la fauna silvestre según se encuentren en peligro de extinción, amenazadas o vulnerables, o sean perjudiciales para otras especies, ecosistemas nativos, o la salud pública. Dicha clasificación deberá estar fundada en estudios de investigación y en correlación con las categorizaciones existentes. Deberán ser actualizadas en forma periódica mediante la realización de estudios de densidad poblacional, y todo otro criterio que considere complementario y pertinente.

Art. La Autoridad de Aplicación realizará, en forma permanente, el monitoreo de las poblaciones naturales de las especies de la fauna silvestre, de su hábitat y de su estado sanitario.

Art. 30: Sin perjuicio de lo establecido por la Ley Nacional 22.421, la Autoridad de Aplicación determinará los casos en los que considere conveniente realizar un control sanitario al momento del ingreso de especies de fauna silvestre al territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El control será ejercido por instituciones que la Autoridad de Aplicación determine, las cuales se expedirán mediante certificado de veterinario especializado, registrado en el Consejo Profesional de Médicos Veterinarios ley 14072.

Respecto de la fauna silvestre que provenga de territorios provinciales, la Autoridad de Aplicación, podrá exigir los certificados de control sanitario previamente a su abordaje en el territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. El mismo deberá ser presentado por su tenedor.

Art. 31. En aquellos casos en que se encuentre un ejemplar de fauna silvestre en el espacio público que presente una situación sanitaria y/o comportamental anormal, se deberá informar a la Autoridad de Aplicación, quien evaluará su estado sanitario y, de considerarlo preciso, dará atención veterinaria adecuada y gestionará el destino del ejemplar.

Art. 32. Para las poblaciones de especies de la fauna silvestre que sean clasificadas como circunstancialmente “dañinas o perjudiciales para determinados ambientes”, ya sean estos naturales o artificiales, la Autoridad de Aplicación deberá establecer las acciones necesarias tendientes a lograr su control, previa evaluación biológica y sanitaria, así como todo tipo de estudio requerido para evaluar la salud del ecosistema. Dichas acciones deben contemplar la evaluación del daño real, identificación de variables que afectan la densidad de la especie en cuestión, diseño de estrategias de control poblacional e indicadores de control efectivo.

Respecto de las tareas de programación, coordinación, ejecución y control de las especies clasificadas como “poblaciones perjudiciales para la salud pública” la Autoridad de Aplicación deberá previamente acordar su alcance con los organismos competentes. Asimismo, para las que sean clasificadas como “potencialmente perjudiciales”, la Autoridad de Aplicación deberá encabezar acciones destinadas a la prevención de su eventual evolución como “perjudicial”.

Art 33. La Autoridad de Aplicación creará un Consejo Asesor con el objeto de consensuar y planificar el seguimiento y actualización de las estrategias y acciones llevadas a cabo para el control de las especies según su categorización.

Art. 34. Si existiera un tenedor de un ejemplar de fauna silvestre (tenencia anterior a la promulgación de la presente Ley), el mismo deberá informar a la Autoridad de Aplicación la especie con la que cuenta. En el caso en que quisiera desprenderse del ejemplar, deberá acudir ante la Autoridad de Aplicación, para que se disponga su destino (liberación, zoológico, institución académica autorizada u otro tenedor responsable).

 

CAPÍTULO VII

DE LA PESCA

 

Art. 35. Se prohíbe la pesca comercial en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Art. 36. La Autoridad de Aplicación reglamentará la pesca deportiva en cuanto a modalidades, especies, cantidad, tamaño, épocas de captura y cebados permitidos, adecuándose a la protección de las especies propias de la cuenca que representen interés cultural, valor deportivo o atractivo turístico, así como la actividad de guía de pesca para la cual establecerá los requisitos y condiciones para su ejercicio.

Art. 37. En el caso de comercializarse especies oriundas de la cuenca del Río de la Plata se requerirá certificación oficial de origen. En el lugar de comercialización deberá exhibirse el origen y la talla mínima permitida de cada especie.

 

 

CAPÍTULO VIII

DEL REGISTRO

 

Art. 38. Créase el Registro de Fauna Silvestre y Animales de Compañía No Convencionales en condiciones controladas de cautiverio. La Autoridad de Aplicación deberá exigir como mínimo la documentación legal de origen, e información detallada acerca de cantidad de ejemplares, nacimientos, y decesos de cada especie.  A tal fin, deberán registrarse:

a) Zoológicos, laboratorios, acuarios, instituciones académicas y tenedores responsables, que posean ejemplares de fauna silvestre.

b) Veterinarias y comercios de animales de compañía no convencionales.

c) Comercios de productos y subproductos de fauna silvestre y /o animales de compañía no convencionales.

d)  Colecciones privadas.

Art. 39. Los Zoológicos deberán dar registro actualizado de: colección de animales al momento de la presentación del informe, nacimientos y decesos, traslados y canjes desde y hacia la institución.

Art. 40. Las veterinarias y comercios de animales de compañía no convencionales deberán informar el destino de los ejemplares vendidos o transferidos y datos del nuevo tenedor.

Art. 41:. Todas las actividades mencionadas en el artículo 38, que se inicien después de la sanción de la presente Ley, deberán tramitar la Registración, cuando corresponda, contemporáneamente con la HabilitaciónAmbas deberán ser exhibidas conjuntamente y de manera visible.

Art. 42. Las colecciones privadas no podrán tener finalidad de reproducción ni comercialización y no podrán exhibirse públicamente. Solo se aceptará la reproducción en caso fortuito y de no más de una camada por año por especie mantenida en cautiverio.

Los coleccionistas privados deberán pagar un canon respecto de sus crías fortuitas para ser legalmente certificados y autorizados y podrán ser mantenidos dentro de la colección o comercializados exclusivamente a través de comercios habilitados para tal fin.

Art. La Autoridad de Aplicación determinará los sistemas y procedimientos para la identificación de los ejemplares de fauna.

 

CAPÍTULO X

DEL CONTRALOR Y LA FISCALIZACIÓN

 

Art. 43. Créase el Cuerpo de Guardafauna de la Ciudad Autónoma de Buenos AIres, que dependerá de la Autoridad de Aplicación y ejercerá sus funciones en todo el territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Art. 44. El Cuerpo de Guardafauna de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tendrá como función fundamental:

a) Realizar todas las acciones necesarias para el contralor y la fiscalización del cumplimiento de la presente Ley y su reglamentación y de toda otra legislación vigente que tenga relación con la fauna silvestre y sus hábitats.

b) Realizar todas las acciones necesarias para colaborar con el personal técnico en la realización de estudios y/o monitoreos relacionados con la fauna silvestre y sus hábitats.

Art. 45. Los integrantes del Cuerpo de Guardafauna de la Ciudad Autónoma de Buenos AIres, tendrán las siguientes facultades:

a) Sustanciar el acta de comprobación de la infracción y proceder a su notificación formal.

b) Exigir los instrumentos, elementos y objetos con los que se haya cometido la infracción verificada, y solicitar la documentación de portación de armas de fuego que habiliten al infractor.

c) Solicitar a las personas requeridas, la exhibición del interior de su vehículo, sus remolques y los objetos en ellos transportados.

d) Inspeccionar locales de comercio, almacenamiento, preparación, elaboración, manufacturación, cría, servicios de transporte, y lugares de acceso público donde pudieran hallarse ejemplares de fauna silvestre y/o de animales de compañía no convencionales, sus productos, subproductos y derivados.

e) Requerir colaboración a la fuerza pública toda vez que lo estime necesario.

Art. 46. La Autoridad de Aplicación reglamentará los requisitos de ingreso,  idoneidad, organización, capacitación, funcionamiento y jerarquización del Cuerpo de Guardafauna. Asimismo, brindará capacitación al Cuerpo a fin de dar cumplimiento con lo establecido por la presente Ley.

 

CAPÍTULO X

DE LAS FALTAS, PROCEDIMIENTOS Y SANCIONES

ART. 47. Modifícase el art. 1.3.26. de la SECCIÓN  1ra., CAPÍTULO III: “AMBIENTE”, del Código de Faltas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Ley N°451, el que quedará redactado de la siguiente manera: “CAZA, CAPTURA, ACTIVIDADES CINEGÉTICAS, DESTRUCCIÓN DE NIDOS, HUEVOS, REFUGIOS, GUARIDAS, SITIOS DE ALIMENTACIÓN O ABREVADEROS. El/la que caze, capture ejemplares de fauna silvestre, realice actividades cinegéticas, destruya o ejerza acción perniciosa sobre nidos, huevos, refugios, guaridas, cuevas, sitios de alimentación o abrevaderos o cualquier otra acción que afecte las condiciones de vida de la fauna silvestre autóctona de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, es sancionado/a con multa de 250.000 a 350.000 unidades fijas. Cuando la falta se cometa en perjuicio de un área protegida, reserva ecológica, zona declarada bajo alarma o emergencia ambiental, los montos mínimos y máximos de la sanción prevista, en todos los casos, se elevan al doble”.

ART. 48. Agrégase al Código de Faltas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Ley N°451, en la SECCIÓN  1ra., CAPÍTULO III: “AMBIENTE” los siguientes artículos:

1.3.36

INGRESO, COMERCIALIZACIÓN Y RADICACIÓN DE EJEMPLARES VIVOS DE ESPECIES DE FAUNA SILVESTRE. El/la que ingrese, comercialice y/o radique ejemplares vivos de fauna silvestre, su semen, huevos, ovas y otros, provenientes de las provincias y del extranjero, en cualquiera de sus estados biológicos, que no estén destinados a la población de zoológicos, acuarios, laboratorios, instituciones académicas o tenedores responsables, es sancionado/a con multa de 100.000 a 200.000 unidades fijas y el decomiso de los ejemplares en cualquiera de sus estados biológicos.

1.3.36.1.

FALTA DE REGISTRACIÓN PARA EL INGRESO DE PRODUCTOS Y SUBPRODUCTOS DE ANIMALES SILVESTRES. El/la que ingrese comercialice y/o radique productos y subproductos de animales silvestres sin la debida registración ante la Autoridad de Aplicación, es sancionado/a con multa de 200.000 a 300.000 unidades fijas.

1.3.36.1 bis

FALTA DE REGISTRACIÓN PARA EL INGRESO Y COMERCIALIZACIÓN DE EJEMPLARES VIVOS DE ANIMALES DE COMPAÑÍA NO CONVENCIONALES, SUS PRODUCTOS Y SUBPRODUCTOS. El/la que ingrese y/o comercialice ejemplares vivos de animales de compañía no convencionales, sus productos y/o subproductos, provenientes de las provincias y del extranjero, en cualquiera de sus estados biológicos, sin la debida registración ante la Autoridad de Aplicación, es sancionado/a con multa de 200.000 a 300.000 unidades fijas y el decomiso de los ejemplares en cualquiera de sus estados biológicos.

1.3.36.2.

EXTRACCIÓN, LIBERACIÓN Y TRASLADO SIN AUTORIZACIÓN FUNDADA DE LA AUTORIDAD DE APLICACIÓN. El/la que proceda a la extracción de ejemplares vivos de especies de fauna silvestre autóctona, su semen, huevos, ovas y otros en cualquier estado de su ciclo biológico y/o la liberación al medio natural de fauna silvestre en condiciones de cautiverio y/o al traslado de ejemplares vivos de fauna silvestre y animales de compañía no convencionles desde la Ciudad de Buenos Aires a otras jurisdicciones del territorio de la Nación sin la autorización fundada de la Autoridad de Aplicación es sancionado/a multa de 250.000 a 350.000 unidades fjas y el decomiso de los ejemplares en cualquiera de sus estados biológicos.

1.3.36.3.

ESPECTÁCULOS CIRCENCES, EXHIBICIONES AMBULANTES, OCEANARIOS Y ESPECTÁCULOS EN GENERAL CON FAUNA SILVESTRE. El/la que realice espectáculos circenses, exhibiciones ambulantes, oceanarios y espectáculos en general con fauna silvestre, es sancionado/a multa de 2.000.000 a 2.500.000 unidades fjas.

1.3.36.4.

CRÍA DE ANIMALES DE FAUNA SILVESTRE. El/la que críe especies de fauna silvestre fuera de Zoológicos, Acuarios, y bioterios, es sancionado con multa de 400.000 a 500.000 y el decomiso de los ejemplares.

1.3.36.5.

HABILITACIÓN Y REGISTRACIÓN DE ESTABLECIMIENTOS DE COMERCIALIZACIÓN, INDUSTRIALIZACIÓN Y/O MANUFACTURACIÓN DE FAUNA SILVESTRE, DE SUS PRODUCTOS Y SUBPRODUCTOS DERIVADOS. El[NS1]  establecimiento donde se comercialice fauna silvestre[PR2] , y/o comercialice industrialice y/o manufacture sus productos o subproductos derivados que no se encuentre habilitado o registrado, es sancionado con multa de 500[NS3] .000 a 600.000 unidades fijas y/o decomiso de los ejemplares y/o productos y/o clausura del establecimiento.

1.3.36.6.

TRÁNSITO, TRANSPORTE Y/O INTRODUCCIÓN DE EJEMPLARES MUERTOS DE ESPECIES DE FAUNA SILVESTRE, SUS PRODUCTOS Y SUBPRODUCTOS. El/la que transporte y/o introduzca ejemplares muertos de especies de la fauna silvestre, sus productos, subproductos y derivados, dentro del territorio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires,  o provenientes de otras jurisdicciones hacia la Ciudad Autónoma de Buenos Aires o generados desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires hacia otras jurisdicciones, sin contar con la documentación oficial de origen y la documentación sanitaria correspondiente de las Autoridades de Competentes, serán sancionados con multa de 500.000 a 600.000 unidades fijas y/o decomiso de los ejemplares muertos y/o productos, subproductos y derivados.

1.3.36.7.

OBRAS, ACTIVIDADES, TAREAS, INSTALACIONES SIN ESTUDIO DE AFECTACIÓN. Todo proyecto de obra, actividad, tarea, instalación y/o evento de cualquier tipo, públicos o privados, temporales o permanentes, que por sus características y/o ubicación puedan originar o producir alteraciones o transformaciones significativas en el hábitat de las especies de fauna silvestre, y que no posean un estudio de afectación sobre el mismo, son sancionados con con multa 3.000.000 a 4.000.000 de unidades fijas y la clausura y/o inhabilitación para la realización de la obra, actividad, tarea, instalación y/o evento.

1.3.36.8.

USO O APLICACIÓN DE BIOCIDAS SIN AUTORIZACIÓN. El/la que use o aplique biocidas o cualquier otro producto que contenga sustancias tóxicas, con efecto residuales o no, que tengan o puedan tener efectos nocivos para los ejemplares de especies de la fauna silvestre, su hábitat o fuentes de alimentos, sin la autorización expresa de la Autoridad de Aplicación, es sancionado/a con multa de 500.000 a 600.000 unidades fjas.

1.3.36.9.

TENEDOR DE EJEMPLAR DE FAUNA SILVESTRE ANTERIOR A LA LEY DE FAUNA SILVESTRE DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES. El/la tenedor/a de Fauna silvestre anterior a la Ley de Fauna Silvestre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, que no se presentara ante la Autoridad de Aplicación para la identificación del ejemplar es sancionado/a con multa de 200.000 a 300.000 unidades fijas. Asimismo, en el caso que quisiera desprenderse del/los ejemplar/es y no lo hiciera por las vías previstas por la Ley de Fauna de la Ciduad Autónoma de Buenos Aires, es sancionado con multa de 400.000 a 500.000 unidades fjas y el decomiso del/los ejemplar/es.

1.3.36.10.

PESCA COMERCIAL. El/la que practique la pesca con fines comerciales es sancionado con multa de 400.000 a 500.000 unidades fijas y el decomiso del/los ejemplar/es.

1.3.36.11.

PESCA DEPORTIVA. El/la que practique la pesca deportiva fuera de la reglamentación de la Autoridad de Aplicación respecto de modalidades, especies, cantidad, tamaño, épocas de captura y cebados permitidos, es sancionado/a con multa de 250.000 a 350.000 unidades fijas.

1.3.36.12.

COMERCIALIZACIÓN DE ESPECIES ORIUNDAS DE LA CUENCA DEL RIO DE LA PLATA. Todo comercio habilitado que comercialice especies oriundas de la cuenca del Río de la Plata y que no posea certificación oficial de origen, o que no exhiba el origen y la talla mínima permitida de cada especie es sancionado con multa de 400.000 a 500.000 unidades fijas.

1.3.36.13.

REGISTRACIÓN. Los Zoológicos, laboratorios, acuarios, tenedores responsables, veterinarias, comercios afines de ejemplares de animales de compañía no convencionales, comercios de productos y subproductos de fauna silvestre y/o de animales de compañía no convencionales y coleccionistas privados que no cumplan con la registración ante la Autoridad de Aplicación a sus ejemplares según lo establecido por la Ley de Fauna Silvestre de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, son sancionados con con multa de 500.000 a 600.000 unidades fijas.

1.3.36.14.

DECOMISO Y MULTAS. El destino de los animales y objetos decomisados será establecido en las disposiciones reglamentarias.

1.3.36.15

Presentar información falsa a la Autoridad de Aplicación

1.3.36.16

Realizar actos que contravengan las disposiciones de trato digno y bienestar animal a la fauna silvestre y ejemplares de animales de compañía no convencionales  establecidas en la presente Ley y en las disposiciones que de ella se deriven.

1.3.36.17

En el caso de reincidencia, el monto de la multa podrá ser hasta por dos veces del monto  originalmente impuesto.

Se considerarán infractores no sólo las personas que hayan participando en su comisión, sino también quienes hayan participado en su preparación o en su encubrimiento.

Art. 49. El control y la verificación de las faltas estará a cargo del Cuerpo de Guardafauna de la Ciudad y de todo otro agente que la Autoridad de Aplicación determine.

Art. 50. Créase el Registro de Infractores a la presente Ley, el que será organizado y actualizado por la Autoridad de Aplicación.

Nuevo articulo:

En el caso de que se imponga el decomiso como sanción, el infractor estará obligado a  cubrir los gastos que se hubieren realizado para la protección, conservación, liberación o el cuidado,  según corresponda, de los ejemplares de vida silvestre.

 

CAPÍTULO XI

DE LOS RECURSOS ECONÓMICOS

Art. 51. Los recursos económicos para el funcionamiento de la estructura dispuesta por la presente se integrará de la siguiente forma:

a)    Los importes que se perciban mediante las asignaciones presupuestarias;

b)    El producto de las multas por incumplimiento de las disposiciones establecidas en la presente Ley;

c)    Los fondos obtenidos mediante aportes voluntarios, legados, donaciones y subsidios de personas físicas o jurídicas, públicas, privadas o mixtas y de organismos internacionales;

d)    Los fondos aportados por cualquier otro recurso que se obtuviera o creara en el futuro destinado a los fines del cumplimiento de la presente Ley.

e)    Los aranceles y tasas que perciba la Autoridad de Aplicación;

f)     Los auspicios de empresas privadas, entes estatales u organismos no gubernamentales;

Art. 52. Los gastos que demande la presente serán imputados a la partida presupuestaria correspondiente.

CAPÍTULO XII

 

DISPOSICIONES COMPLEMENTARIAS Y TRANSITORIAS

Art. 53. Establécese el plazo de ciento ochenta (180) días corridos para la reglamentación de la presente Ley.

Art. 54. Los tenedores particulares de fauna silvestre que al día de la promulgación de la presente ley, posean ejemplares bajo su tutela, tendrán un plazo de 90 (noventa) días para registrarse ante la Autoridad de Aplicación, quien comprobará fehacientemente el origen de cada animal y condiciones de vida actuales. Asimismo, resolverá el destino y legalidad de tenencia según cada caso.

Art. 55: Los comerciantes de fauna silvestre y de sus productos y subproductos que estén en actividad al día de la promulgación de la presente ley, tendrán un plazo de 90 (noventa) días para registrarse.

Art. 52. Deroguese….

Art. 53. Comuníquese, etc.

 

 

 

FUNDAMENTOS

 

Señora Presidente:

 

La  Constitución de la Ciudad de Buenos Aires establece que la Capital de la República es una Ciudad Estado de nivel provincial. Por lo tanto, como el resto de las provincias,  tiene exclusivo derecho al manejo de sus recursos naturales (art. 124 de la Constitución Nacional).

En virtud de la normativa vigente y ante la necesidad de llevar adelante una efectiva protección ambiental en general y de la biodiversidad en particular, consideramos pertinente la presentación del presente Proyecto. La biodiversidad está amenazada por el tráfico de fauna. No podría prioritariamente ya que no es así. El contacto directo con el sufrimiento que implican las mutilaciones y las lentas agonías de las víctimas del comercio (en el que incluimos no sólo a aquéllas sumidas en la condición de una mera mercancía sino a todas las que están supeditadas a los caprichos culturales del hombre) hacen imprescindible un marco regulatorio.

Al no respetarse los derechos de los animales la moneda corriente es el trato cruel y las misérrimas condiciones en donde son confinados. Igual suerte han corrido los árboles, en aras del progreso.

El presente proyecto de Ley de Fauna Silvestre para la Ciudad refleja una ideología opuesta a toda aquella que considera a los animales como una mera mercancía renovable.

La Argentina es uno de los grandes exportadores mundiales de fauna, tanto de animales vivos como sus productos y subproductos;  en el año 1988 fue el primer exportador mundial de loros vivos, y exportaba legalmente por año más de 4,5 millones de cueros y pieles de fauna autóctona (Revista La Nación, 3/11/96).

Estimaciones de la Fundación Vida Silvestre Argentina (FVSA) señalan que el tráfico ilegal de fauna moviliza cerca de 400 millones de dólares en el país; estas cifras concuerdan con las expuestas  en las Segundas Jornadas sobre Tráfico de Fauna y Flora Silvestre y Compromiso Social, llevada a cabo en instalaciones de la Sociedad Rural Argentina en Buenos Aires en septiembre del 2000.

Sin ninguna duda la fauna silvestre constituye un importante recurso para las economías de algunas regiones; su comercialización en el año 1988 alcanzó la cifra de cinco mil millones de dólares (el tercer negocio ilegal) únicamente precedido por el comercio de armas y el narcotráfico.

En 1997, Interpol calculó que las cifras han trepado a los 17.000 millones de dólares (10.000 millones  fauna y 7.000 millones flora), desplazando al tráfico de armas al tercer lugar (Anuario 1999/2000 de Fundación Vida Silvestre Argentina).

En el año 2010 se llevó a cabo un relevamiento sobre las actividades comerciales relacionadas  con ejemplares de fauna silvestre y animales de compañía no convencionales, en la ciudad de Buenos Aires, que dio origen a un trabajo que fue presentado en el  7 Encuentro de RACTES Red Argentina Contra el Tráfico Ilegal de Especies Silvestres. Taller sobre conservación  situación actual del Puma 12, 13 y 14 de Marzo de 2010,  Auditorio Paco Urondo Ciudad de Mendoza.

En el mismo se indica que el (91,8%) de los comercios que venden fauna silvestre y animales de compañía no convencionales carecen de la habilitación municipal.

Se detectaron graves anomalías en los comercios habilitados tanto por el GCBA como la Dirección Nacional de Fauna ya que respectivamente  el 25,43% y el 27% eran viviendas.

En el 76% de los domicilios  relevados  no se ejerce la actividad que figura en el

registro de habilitaciones.

Solo el 9,9 % de los comercios donde se vende fauna silvestre o animales de compañía no convencionales contaba con algún tipo de habilitación (no necesariamente abarcaría la actividad que allí se desarrolla).

De los 200 comercios relevados, que venden fauna silvestre o animales de compañía no convencionales se detectó que 36 de los mismos, exhiben  psitácidos a pesar que su venta esta prohibida.

 

Sin duda, el factor fauna debe incorporarse a la gestión ambiental. Es impensable implementar control sobre el ambiente si en la legislación excluimos a la vida silvestre.

Toda la normativa ambiental contenida en la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires (“preservación de su diversidad biológica”, “protección de la fauna urbana” artículo 27; “preservar el patrimonio natural… proteger la fauna y flora no perjudiciales”, artículo 30);  la salud (“ejerce su función indelegable de autoridad sanitaria” , artículo 22); la cultura (“recuperación y difusión del patrimonio cultural”, artículo 32); los derechos de los consumidores (“poder de policía en materia de consumo”, los derechos a la información (“recibir libremente información sobre el impacto que puedan causar sobre el ambiente…”, artículo 26), tiene un componente relacionado directamente con la fauna. El Proyecto de Ley que estamos impulsando no hace otra cosa que implementar lo dispuesto por la Constitución de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La aplicación de la Ley Nacional de Conservación de la Fauna en esta ciudad  está a cargo de la Dirección Nacional de Flora y Fauna Silvestre  (DNFFS), en colaboración con el Servicio Nacional de Sanidad Animal y Calidad Agroalimentaria (SENASA). También la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires, establece que el Puerto de Buenos Aires es del dominio público de la ciudad “que ejerce el control de sus instalaciones, se encuentren o no concesionadas”. Esto determina que el comercio de biodiversidad que allí se produce debe estar convenientemente fiscalizado y ser provechoso para las arcas de la ciudad.

Con la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires, la DNFFS, pierde jurisdicción sobre este territorio, salvo en aquellas operaciones de comercio internacional o interprovincial.

Por todo lo expuesto solicito al Cuerpo la aprobación del presente Proyecto de Ley.


 [NS1]ACA ES SOLO ZOOS, BIOTERIOS Y ACUARIOS. ESTAMOS PROHIBIENDO LA COMERCIALIZACION DE FAUNA SILVESTRE

 [PR2]Como esta entidad consideramos a los zoos, bioterios y/o acuarios? Porque de no ser así solo debería decir “El establecimiento donde se comercialice [PR2] y/o industrialice y/o manufacture productos o subproductos derivados de fauna silvestre que no se encuentre habilitado o registrado….” Ya que quedamos en que ejemplares de fauna silvestre no se comercializa.

 [NS3]Unidades fijas