ECO PARQUE: NO SERÁ TAN FÁCIL

Agotada ya la etapa de las sorpresas y los anuncios, deberá iniciarse un largo proceso de transformación que culminará con el “Ecoparque”. La primera pregunta que nos surge es qué pasará con los seres que viven ahora en el Zoo. Actualmente, tenemos ejemplares pertenecientes a cerca de 600 especies distintas. La mayoría de ellos nacieron en cautiverio y carecen de hábitos para procurarse la comida en la vida silvestre. Es imposible liberarlos en esas condiciones. Los funcionarios que hicieron los anuncios no parecen tener una idea clara del camino a seguir. Alguien dijo que las aves podían ser llevadas a la Reserva Ecológica, pero no es tan fácil; la mayoría moriría de hambre.

En nuestro proyecto de Jardín Ecológico fijamos el plazo de un año para estudiar este tema. Muchos animales no podrán ser derivados y deberán permanecer en el Zoo hasta culminar sus vidas. La idea de trasladarlos a otros zoológicos no es una opción. Sólo sería aceptable si se garantizase una notable mejora en su calidad de vida o se tratase de una especie en peligro de extinción, necesaria para un plan de repoblamiento.

Las organizaciones animalistas, y quienes las apoyamos, ganamos la batalla por la reconversión. Ahora viene una nueva etapa de control y vigilancia (esperemos que no sea de confrontación) por el destino de cada uno de los animales, para que el remedio no termine siendo peor que la enfermedad.

  • Columna de opinión de Adrián Camps, legislador porteño Partido Socialista Auténtico