Declaración a 41 años del golpe de Estado

PROYECTO DE DECLARACIÓN

 

Al cumplirse 41 años del golpe de estado genocida que tuvo lugar en nuestro país el 24 de marzo de 1976, la legislatura de la Ciudad de Buenos Aires reafirma su compromiso con la lucha por Memoria, Verdad y Justicia y rinde homenaje a los/as 30.000 detenidos/as desaparecidos/as.

 

 

Señor Presidente:

 

Este 24 de marzo se cumple un nuevo aniversario del último “golpe de Estado” cuya naturaleza fue: imperialista, oligárquica, militar y cívica.

El golpe tuvo por objeto adaptar a la Argentina a las nuevas exigencias del capitalismo global expresado por las necesidades de EEUU, Europa Occidental y Japón. El capital financiero con la fachada del neo-liberalismo haría una de sus más sangrientas experiencias. En su lucha contra el bloque socialista y los emergentes movimientos de liberación nacional; los países centrales, en alianza con sectores nativos, impusieron un régimen de saqueo que, por la destrucción del Estado, del aparato industrial y de la clase trabajadora, hiciera inviable cualquier experiencia independiente para la Argentina.

Pero quien quiera leer un poco más profundo que es lo que nos pasó a los argentinos, deberá comprender que lo peor de la dictadura terminó el 10 de diciembre de 1983, pero sus instigadores, los reales dueños de la Argentina, sus beneficiarios, siguen disfrutando de buena salud hasta nuestros días. Han sido capaces de diseñar un país para pocos. Y lo han sabido mantener. En la pos dictadura elegimos a nuestros gobernantes y reina un clima de respeto por las libertades públicas y ciertos derechos humanos. Pero falta mucho. La injusticia social que nos envuelve no se justifica, la distribución del ingreso es pésima, el pueblo sufre enfermedades endémicas y faltan posibilidades para nuestros jóvenes.

La lucha por los Derechos Humanos continúa hoy en día. En la Argentina de hoy se reprime y criminaliza la protesta social .En la Argentina de la Democracia sufrimos la desaparición cientos de compatriotas, entre ellos el más reconocido Jorge Julio López.
En la Argentina de la Democracia tenemos víctimas de gatillo fácil.
En la Argentina de la Democracia la frontera entre el crimen organizado y las fuerzas estatales de seguridad se hizo laxa, siendo franjas de ambos sectores socios en la práctica de diversos delitos: tráfico de personas, narcotráfico, robo de coches, asesinatos, etc.

A todo esto podríamos sumar que la destrucción y contaminación del ambiente es una forma de violar los derechos humanos de la generación actual y de las próximas. Mucho más cuando se hace en aras de optimizar la tasa de ganancia de algunas empresas privadas o dar rienda suelta a los objetivos de corto plazo de un gobierno.

La Argentina tiene todas sus potencialidades y posibilidades intactas. Lo que todavía nos falta es definir el proyecto de Nación, que en el marco de la justicia, el progreso y la igualdad, nos brinde a cada uno la posibilidad de desarrollarnos como seres humanos. Quizás ese día hayamos derrotado definitivamente a los dictadores