La Ciudad de Buenos Aires está actuando en sentido contrario a cualquier plan de adaptación al cambio climático

Esta tarde, el diputado y presidente de la Comisión Especial de Cambio Climático de la Legislatura Porteña, Adrián Camps, junto al Jefe del Departamento de Prevención y Control de Zoonosis del Inst. Pasteur, Dr. José Luis Molina, y al abogado ambientalista Enrique Viale, realizaron la charla “La Ciudad de Buenos Aires frente al Cambio Climático”, en el stand de la Legislatura en la 43º Feria Internacional del Libro de Buenos Aires.

Adrián Camps, se refirió a la necesidad de la Ciudad de Buenos Aires de adaptarse a los desafíos que nos impone el cambio climático: “La Argentina genera sólo el uno por ciento de los gases de efecto invernadero que se producen a nivel mundial; es decir, que la influencia de nuestro país en materia de mitigación es irrelevante. Desafortunadamente, dependemos de lo que hagan Estados Unidos, China y Europa Occidental. Nuestra Ciudad tiene planes en materia de mitigación, pero aunque nuestros niveles de emisión sean cero, el cambio climático se nos viene igual. Por eso tenemos que tomar medidas urgentes para adaptarnos”.

Según explicó el diputado socialista, “los expertos internacionales establecen que hacia fines de siglo la temperatura va a subir unos tres grados; y si Estados Unidos revierte la política de Obama, la proyección aumenta. Por eso, Buenos Aires debe prepararse para un escenario con esas características, lo cual no es fácil ya que estamos casi a nivel del mar. Esos 3 grados significan precipitaciones desmesuradas, como las que tuvimos en 2013 o las ocurridas hace poco en Comodoro Rivadavia. Este tipo de tormentas se van a hacer más frecuente y la Ciudad va a pasar a un clima tropical”.

“En consecuencia, debemos cuidar cada metro de espacio verde absorbente como si fuera oro y preservar la corriente de aire que ingresa desde el Río de la Plata. Proyectos como los que se plantean para los terrenos de  Catalinas Norte, la Isla de Marchi y la ex Ciudad Deportiva Boca Jr. van en sentido contrario, ya que serán una barrera de cemento entre la Ciudad y el río. El Plan Urbano Ambiental porteño del año 2008 habla de impedir que proliferen las construcciones sobre la costa del Río de la Plata, pero claramente no se cumple; prevalecen los intereses económicos. Lamentablemente, estamos actuando a contramano de cualquier de plan adaptación al cambio climático”, advirtió el legislador.

El Dr. José Luis Molina compartió algunas reflexiones vinculadas a las enfermedades transmitidas por vectores, principalmente, por el mosquito Aedes Aegypti: “En estas enfermedades -Dengue, Chikungunya y Zika-, los que más sufren son los chicos, los viejos y los pobres. Para prevenirlas, lo que más se necesita es la participaciòn activa de la ciudadanía, porque este mosquito vive pegado a la gente, adentro de nuestras casas. Y lo que puede hacer el Estado no es fumigar, sino brindar información e incentivar a la población a eliminar los criaderos”.

Por su parte, Enrique Viale criticó la polìtica llevada a cabo tanto por el actual gobierno nacional como por el anterior en materia ambiental: “El cambio climático es usado, en muchas ocasiones, por los gobiernos cuando hay algún problema ambiental, como algo abstracto e intangible, diluyendo así responsabilidades que son bien concretas. Los modelos del mal desarrollo que se llevan adelante en nuestro país acentúan todos los males del cambio climático. El anterior gobierno tenía una especie de punto ciego con la cuestión ambiental que no se debatía, que no se hablaba. Ahora, si bien hay todo un ‘discurso verde’, aparece maquillado, igual que se hace en la Ciudad de Buenos Aires con el famoso slogan ‘Ciudad Verde’. Pero en realidad, no es más que el enmascaramiento de políticas que acentúan el extractivismo y la depredación de la naturaleza”.

“Hoy nuestro país sufre el fracking, la acentuación de la megaminería, el extractivismo urbano en las grandes ciudades y el aumento del proceso de sojización que genera que miles y miles de hectáreas de bosques y humedales sean devastadas por el agronegocio. Estamos llevando adelante las peores políticas frente al cambio climático”, sentenció el abogado ambientalista. <<