El proyecto que impulsó el PRO es la negación de la Tribuna Popular

La Legislatura porteña aprobó un proyecto del PRO para reglamentar la Tribuna Popular de manera que los vecinos y organizaciones no gubernamentales solo puedan hablar en sesiones especiales convocadas por una mayoría absoluta de 31 Legisladores, cifra que  solo puede reunir  el oficialismo. Cualquier otra sesión especial se convoca con 20 firmas.

“La Tribuna Popular fue un acuerdo que surge con el origen de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Allí distintas organizaciones vecinales llegaron a un entendimiento con los futuros estatuyentes (Constituyentes) para incorporar esta participación de los ciudadanos de manera  que, en una sesión ordinaria, pudiesen hablar ante el plenario de los 60 diputados. Eso no quedó plasmado en la Constitución, pero si en el Reglamento de la Legislatura en los artículos 76 y 77 que ahora se busca modificar” sostuvo el diputado Adrián Camps.

“El proyecto del oficialismo tiene graves falencias que lo hacen inaplicable, sólo cumple con el requerimiento de la Justicia para que le saquen la multa a la Legislatura” y agregó “en el fundamento del proyecto se cuestiona la participación de los ciudadanos, sosteniendo que el pueblo no delibera ni gobierna sino por medio de sus representantes. Esta consideración es del siglo 18, nuestra Constitución de la Ciudad es más moderna y ya en su artículo 1° nos habla de Democracia Participativa. Llama la atención la debilidad de los fundamentos; el PRO plantea la Tribuna Popular solo para una sesión extraordinaria.  Si el argumento es para que no hablen, ¿por qué pueden hacerlo en las sesiones extraordinarias y no en las ordinarias?. Es un absurdo” manifestó el legislador socialista.

“Según el texto aprobado, la sesión para que los vecinos hablen en la Tribuna Popular debe ser convocada con 48 horas de anticipación y la inscripción se efectuaría 2 horas antes. Está todo dispuesto para que nadie se entere ni participe. El mecanismo que establece el oficialismo para la participación ciudadana es la negación de la participación ciudadana. Esto no se va aplicar nunca. Lo único que buscan es dar cumplimiento a un fallo judicial y desnaturalizar la institución de la Tribuna Popular que ya existe en muchas de las grandes ciudades de la Argentina como Banca del Vecino; Banca 21, etc” explicó el diputado porteño.

“Es un pésimo antecedente que la dirigencia política desconozca los acuerdos firmados con los ciudadanos hace ya 20 años; hay que cumplirlos, porque si no, los vecinos se retraen, no participan, no vienen a las reuniones. En la medida que nosotros los empujamos para afuera, los muros de esta Legislatura se van haciendo más gruesos y tenemos cada vez menos participación” finalizó Camps.