Los candidatos del Socialismo Auténtico criticaron la “Bicicleta financiera” en la puerta del Banco Central

bici

Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Jueves 3 de agosto de 2017. Esta mañana en la puerta del Banco Central de la República Argentina, los candidatos del Socialismo Auténtico, Adrián Camps y Mario Mazzitelli, realizaron una actividad para criticar el modelo económico del gobierno nacional. Los socialistas pidieron cambiar el sistema de la “bicicleta finaciera” por la “bicicleta productiva”.

“En la llamada ‘bicicleta financiera’ ingresan dólares a la Argentina, se cambian por pesos, esos se depositan en el Banco Central y se convierten en Lebacs con una tasa del 27% de interés anual. Al paso de un año cobran ese dinero, vuelven a comprar dólares y fugan las divisas al exterior” explicó Adrián Camps precandidato a diputado nacional por el socialismo auténtico.

 “Con este sistema se benefician las finanzas y se perjudica a la producción. Nosotros proponemos ‘La bicicleta productiva’ que se basa en salarios dignos, trabajo, producción, inversión y créditos a tasa baja para las PYMES, que generan el 80% del empleo en la Argentina” criticó el actual legislador porteño.

“Las consignas del Gobierno de Macri son las mismas que tenía el modelo económico de Martínez de Hoz en la dictadura. Libre ingreso de capitales, dólar barato, endeudamiento externo y basarse en la exportación de productos primarios” expresó Camps.

“En lugar de favorecer el trabajo de los argentinos y la producción nacional, el gobierno favorece la especulación financiera. De esa manera, la Argentina no sale” sostuvo Mario Mazzitelli precandidato a legislador porteño por el Socialismo Auténtico.

“A esta economía le inyectan 4 millones de dólares por hora de deuda. Cuando ingresa el capital es plata dulce al principio, pero luego hay que pagarlo con intereses. Eso significa pan para hoy y hambre para mañana” y agregó “no existe un superávit fiscal para pagar la deuda y el déficit en la balanza comercial no genera dólares. Eso genera más deuda y es un callejón sin salida” advirtió Mazzitelli.