Pesar por la aparición sin vida de Santiago Maldonado

PROYECTO DE DECLARACIÓN

La Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires expresa su pesar por la aparición sin vida del cuerpo de Santiago Maldonado, tras 78 días de búsqueda. Expresa su solidaridad con la familia y allegados/as y solicita a las autoridades competentes que arbitren todas las medidas necesarias para esclarecer el gravísimo hecho e impartir justicia

 

 

Señor Presidente:

Tras 78 días de  búsqueda, el pasado martes 17 de octubre fue encontrado el cuerpo sin vida de Santiago Maldonado.

Santiago tenía 28 años, entre otras cosas trabajaba de tatuador y como artesano. Era muralista y artista, de ideal anarquista.

Al momento de su desaparición física, se encontraba acompañando una manifestación por el reconocimiento de tierras ancestrales de la Comunidad Mapuche Pu Lof de Cushamen, en la provincia de Chubut, en una clara demostración de solidaridad, compromiso social y valentía.

Según puede observarse en los registros fílmicos, dicho corte de ruta, llevado a cabo por muy pocas personas fue reprimido con un desproporcionado despliegue de violencia ejercido numerosos efectivos de Gendarmería Nacional. En dicho contexto es que no se volvió a tener noticias certeras sobre su paradero, hasta el pasado martes.

En el interín se vivieron y se comunicaron profusas noticias e hipótesis que fueron descartándose una a una, entre ellas las posibilidadades de que el joven se encontraba en Uruguay o en Chile. También se intentó demonizar a su figura. Asimismo, se suscitaron marchas en todo el país en reclamo de la aparición con vida, varias de las cuales fueron reprimidas, como la del pasado 1 de septiembre en Plaza de Mayo que culminó con 31 personas detenidas sin justificación legal ni orden judicial previa. Dicha represión motivo incluso un pedido de informe de este Cuerpo Legislativo.

Familiares y Organismos de gran trayectoria en la defensa de los derechos humanos han denunciado una y otra vez los obstáculos traspuestos por distintos actores en la investigación judicial, en cabeza primeramente del Juez Otranto. Dicha causa se caratuló como “desaparición forzada”.

La aparición del cuerpo sin vida y días después, la confirmación de su identidad, motivó que una multitud se acerque a distintos puntos de esta ciudad a acercar sus respetos a la familia, con un profundo deseo de justicia y de esclarecimiento de los hechos. Es en reflejo de este sentir colectivo que solicito al Cuerpo acompañar la presente Declaración.